24/02/2024

«A favor de ustedes y en contra de los productores no es generar valor, es curro»



El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados de la Nación y economista, José Luis Espert, criticó duramente a la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina CIARA) luego de que esta publicara una serie de argumentos contra el aumento de dos puntos en los derechos de exportación (DEX) a los subproductos de la soja que propone el gobierno de Javier Milei en la Ley Ómnibus.

La suba llevaría a las retenciones de la harina y el aceite de la oleaginosa del 31 por ciento al 33 por ciento, que es lo que tributa el poroto. De esta manera se eliminaría el diferencial que hasta aquí, jugó a favor de la industria agroexportadora local. El legislador pidió a los industriales que «no mientan» y tildó de «curro» y «renta espúrea» a la actual distancia entre las retenciones que paga el grano y los derivados.

Para explicar «la importancia el agregado de valor en la comercialización de la soja» y la necesidad de su «reconocimiento arancelario a la hora de fijar derechos de exportación», CIARA esgrimió una serie de razones en X (ex Twitter).

En primer lugar, recordaron que el procesamiento de granos tuvo un permanente crecimiento hasta mediados de la década pasada, alcanzando su máxima expresión con algo mas de 61 millones de toneladas, coincidentes con una superficie récord de cerca de 21 millones de hectáreas. Esto sucedió «a pesar de la fuerte presión tributaria sobre el complejo con una alícuota de derechos de exportación (DEX) del 35 por ciento en poroto y 32 por ciento en derivados (aceite y harinas), y un spread de 11 puntos sobre el trigo y maíz que por entonces tenían DEX de 23 por ciento», dijeron.

Luego, a partir del 2016, con la eliminación de los DEX para los cereales (maíz en particular) y una baja para la soja y sus derivados, «comienza a disminuir la superficie de soja y por ende su producción, explicado en gran medida por el nuevo spread que en la actualidad se mantiene y se ubica en 21 puntos, con cereales que pagan 12 por ciento, la soja 33 por ciento y sus derivados 31 por ciento», señalaron.

Y destacaron que en el ultimo ciclo 22/23, debido a la intensa sequía y a pesar del nivel récord de importación, «no se pudieron satisfacer las necesidades internas de industrialización principalmente con destino a la exportación y perdimos el liderazgo mundial en harina de soja en favor de Brasil».

Debido al estancamiento de la producción, aseguró CIARA, la oferta local siguió ubicándose por debajo de la capacidad instalada. «Alto nivel de ociosidad, de entre el 50 y el 55 por ciento. Es así como este complejo se consolidó como el mayor generador de ingresos de divisas y el mas importante en cuanto al aporte fiscal», expresaron los industriales en X

CIARA aseguró que con el actual diferencial de retenciones entre subproductos y poroto de soja, los ingresos por exportaciones de este complejo llegarían a casi 23.490 millones de dólares, con un ingreso fiscal de unos 7.300 millones de dólares. En cambio, llevando todos los DEX a 33 por ciento, las ventas al exterior, indica, serían inferiores, de 21.740 millones de dólares y el aporte fiscal bajaría a 7.170 millones de dólares.

El titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, salió al cruce: «No mientan. Diferencial de DEX a favor de ustedes y en contra de los productores NO es generar valor. Eso es solo renta espúrea. Curro«, sostuvo Espert. «Generar valor es agregar valor por uno mismo por hacer algo mejor, mas eficiente, mas barato», expresó el legislador de Avanza Libertad.

Al final: ¿quién pierde?

Finalmente, quienes se verán perjudicados realmente según la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), serán, una vez más, los productores. «La unificación arancelaria en el complejo soja termina reduciendo el precio percibido por el productor en el mercado doméstico», afirmó la entidad.

Un aumento de los aranceles de exportación de la harina y el aceite de soja, para igualarlos con el de la materia prima, incrementaría impuestos por 11 dólares por tonelada a los precios del 2023, de acuerdo con la BCR.

«Este mayor tributo implícito en un esquema arancelario unificado reduce el precio percibido por el productor, ya que la exportación industrial del complejo soja sigue siendo el principal usuario de la oleaginosa bajo dicho esquema», explicó la entidad en un informe del 5 de enero pasado en el que analizó la evolución del precio de la soja .

En el estudio se observa que, en todos los casos, el poder de compra de la Industria exportadora es mayor que el de la exportación de la materia prima, lo que, según la BCR, «le permite a la primera mantener condiciones más atractivas para el productor dentro del mercado interno».

Durante los últimos años, marcados por una gran volatilidad en las cotizaciones internacionales del poroto y sus derivados, «la capacidad de pago de la exportación de la oleaginosa sin procesar se ubicó sistemáticamente muy por debajo del precio negociado a nivel local». En este sentido, dijo la BCR, «sin un esquema diferencial de retenciones, los dólares que podría hacerse el productor por tonelada de soja vendida se verían mermados ante la reducción del poder de compra del principal demandante de la oleaginosa en Argentina».

La Bolsa rosarina, afirmó que, más allá de la dinámica del mercado, «un tratamiento igualitario en términos arancelarios para la exportación de la materia prima que para los productos del complejo soja, en última instancia, deviene en un deterioro de las condiciones del mercado doméstico para una oleaginosa de perfil netamente exportador».



Source link

Escanea el código