24/02/2024

Al revelar que tiene cáncer, Carlos III rompe con siglos de tradición real


En la historia británica, siempre ha reinado la reserva sobre la salud del monarca. La revelación por parte del Palacio de Buckingham de que al rey Carlos III le habían diagnosticado cáncer rompió con esa larga tradición.

Inmediatamente después de la conmoción y los buenos deseos que siguieron a la declaración oficial del lunes, llegó la sorpresa de que el palacio hubiera anunciado algo. En realidad, la inédita misiva contenía pocos detalles.

Carlos, de 75 años, había iniciado un tratamiento para un tipo de cáncer que no mencionó después de haber recibido ese diagnóstico durante un reciente procedimiento correctivo para el agrandamiento de la próstata. El rey se alejará de sus deberes públicos pero atenderá asuntos estatales durante su tratamiento, que recibirá como paciente ambulatorio, dijo el palacio.

“El Rey tiene cáncer”, declaró el martes el Times de Londres en un escueto titular. No se parecía a ningún otro de la historia británica.

Los reyes se dejan ver por primera vez desde el diagnóstico, este martes. Foto: HENRY NICHOLLS / AFPLos reyes se dejan ver por primera vez desde el diagnóstico, este martes. Foto: HENRY NICHOLLS / AFP

Nunca te quejes, nunca expliques, como decía la difunta madre de Carlos, la reina Isabel II. Carlos ha ocultado detalles de su enfermedad y tratamiento, y de esa manera continúa la estrategia que ella utilizaba. Pero al proyectar un rayo de luz desde el interior de los muros del palacio y de su propia vida, el rey ha roto con su madre y la tradición real.

Hay mucho que aún no sabemos

El mundo aún no conoce la causa de la muerte de Isabel en 2022 a los 96 años. En los últimos años de su vida, al público sólo se le dijo que la reina sufría “problemas de movilidad”. Su certificado de defunción enumeraba la causa simplemente como “vejez”.

Al público británico no se le dijo que el abuelo de Carlos, el rey Jorge VI, tenía cáncer de pulmón antes de su muerte en febrero de 1952 a los 56 años, y algunos historiadores sostienen que al propio rey no se le informó que tenía una enfermedad terminal.

Dado que Carlos reina en una época saturada de medios, “creo que es su deber revelar más de lo que ha revelado”, dijo Sally Bedell Smith, autora de Charles: The Passions and Paradoxes of an Improbable Life (Carlos: Pasiones y paradojas de una vida insólita).

La franqueza de Carlos sobre su diagnóstico de cáncer es su estilo como monarca. Foto: APLa franqueza de Carlos sobre su diagnóstico de cáncer es su estilo como monarca. Foto: AP

«Fue admirablemente sincero en lo que dijo sobre el tratamiento por agrandamiento de la próstata, y su impulso fue ser abierto y también alentar a los hombres a hacerse los exámenes necesarios», añadió. «Pero luego volvió a la forma real tradicional, que es misterio, secreto, opacidad«.

El martes, el exsecretario de prensa real Simon Lewis dijo a BBC Radio 4 que la franqueza de Carlos sobre su diagnóstico de cáncer es su estilo como monarca.

«Creo que hace veinte años habríamos recibido una declaración breve y muy escueta, y eso es todo», señaló. La declaración del palacio va lo más lejos posible, “dado que al Rey se le ha diagnosticado cáncer y, como muchos saben, procesarlo es un proceso bastante difícil”.

Una de las razones para revelar su enfermedad, decía el comunicado del palacio, fue «la esperanza de que esto pueda ayudar a la comprensión pública hacia todos aquellos que en todo el mundo están afectados por el cáncer». Las organizaciones de defensa de los pacientes con cáncer informaron de atisbos de éxito en ese frente, y Cancer Research UK informó un aumento del 42% en las visitas a su página de información sobre el cáncer, según la Dra. Julie Sharp, directora de salud e información para pacientes de esa agrupación.

El salto “refleja que los casos de cáncer de alto perfil a menudo actúan como estímulo para alentar a las personas a saber más o pensar en su propia salud”, dijo.

Pero había otra razón pragmática: mantener el control de la información en la era de las redes sociales ultrarrápidas y la desinformación. El comunicado del palacio decía que Carlos «ha decidido compartir su diagnóstico para evitar especulaciones».

Una tendencia a limitar la información

En los anales del poder, los líderes y sus asesores se esfuerzan por mantener (o al menos no debilitar) la imagen de que son fuertes y tienen el control. Porque permitir cualquier percepción de vulnerabilidad o debilidad podría provocar una lucha por el poder o la coronao impulsar un golpe de Estado.

La ex Unión Soviética era famosa por no revelar que sus líderes estaban enfermos o muertos: es el caso de Leonid Brezhnev, Yuri Andropov y Konstantin Chernenko, secretamente enfermos y pronto fallecidos, uno tras otro, en la década de 1980. Cada uno de esos acontecimientos provocó luchas por la sucesión.

Joe Biden, ¿muy viejo para gobernar? Foto: EFE Joe Biden, ¿muy viejo para gobernar? Foto: EFE

En Estados Unidos, hay poco o ningún debate sobre el derecho del público a conocer el estado de salud de sus dirigentes. Es una característica clave de la pelea presidencial de 2024 entre el presidente Joe Biden, de 81 años, y el expresidente Donald Trump, de 77, con otros contendientes, como la aspirante republicana Nikki Haley, que argumenta que ambos son demasiado grandes para ser presidentes.

Y el 1º de febrero, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, sexto en la línea de sucesión presidencial, se disculpó por mantener en secreto su diagnóstico de cáncer y la cirugía a la que se lo sometió. En una inusual conferencia de prensa, reconoció haber perdido una oportunidad clave de utilizar la experiencia como enseñanza para las personas a quienes dirige en todo el Departamento de Defensa y, lo que es aún más importante, para los afroamericanos.

¿Cuánto derecho tiene el pueblo británico a saber?

Si el monarca le debe al mundo más información sobre su salud que otros británicos es un tema tenso.

Los miembros de la realeza son ciudadanos privados pero, en cierto sentido, también forman parte del fideicomiso público, dado que están subsidiados por los contribuyentes británicos y tienen un papel constitucional importante, aunque en gran medida sin autoridad. Al no ser elegidos, heredan su riqueza bajo una monarquía de mil años de antigüedad que los activistas republicanos han tratado de desalojar desde hace mucho tiempo.

Una mujer pasa frente a un puesto de diarios en Londres. Foto: ReutersUna mujer pasa frente a un puesto de diarios en Londres. Foto: Reuters

Y aunque algunas encuestas muestran que el público es amigable con Carlos, la oposición y la apatía hacia la monarquía están creciendo. En un estudio reciente realizado por el Centro Nacional de Investigaciones Sociales, sólo el 29% de los encuestados pensaba que la monarquía era “muy importante”, el nivel más bajo en los 40 años de investigación del centro sobre el tema. La oposición fue mayor entre los jóvenes.

Seguir teniendo vigencia es parte de lo que hace que el legado y la sucesión de Carlos sean temas tan urgentes. Mantener al menos la apariencia de vitalidad puede ser clave para que los líderes obtengan y mantengan el poder. El palacio se aseguró de aclarar que el rey se alejaría de sus deberes públicos durante el tratamiento, pero continuaría atendiendo otros deberes de Estado.

1

Carlos, Príncipe de Gales.

Hijo

Conocelo

2

Guillermo, Duque de Cambridge

Nieto

Conocelo

3

Jorge, Príncipe de Cambridge

Bisnieto

Conocelo

4

Carlota, Princesa de Cambridge

Bisnieta

Conocela

5

Luis, Príncipe de Cambridge

Bisnieto

Conocelo

6

Enrique, Duque de Sussex

Nieto

Conocelo

7

Master Archie Mountbatten-Windsor

Bisnieto

Conocelo

8

Lilibet Diana Mounbatten-Windsor

Bisnieto

Conocelo

9

Andrés, Duque de York

Hijo

Conocelo

10

Beatríz, Princesa de York

Nieta

Conocela

11

Eugenia, Princesa de York

Nieta

Conocela

12

Augusto Felipe Hawke Brooksbank

Bisnieto

Conocelo

13

Eduardo, Conde de Wessex

Hijo

Conocelo

14

Jacobo Mountbatten-Windsor, Vizconde Severn

Nieto

Conocelo

15

Luisa Mountbatten-Windsor, Lady

Nieta

Conocela

16

Ana de Gran Bretaña, Princesa Real

Hija

Conocela

18

Savannah Phillips

Bisnieta

Conocela

Créditos

Textos / Juan Décima

Edición de Fotografía / Luis Miño

Desarrollo / Ariel Katena

Producción Gráfica / Valeria Castresana

Edición General / Pablo Javier Blanco


Suscribite
a Clarín

Editor Responsable: Ricardo Kirschbaum

Registro Propiedad Intelectual: 4347221.

Propietario Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. © 1996-2019
Clarín.com – Clarín Digital – Todos los derechos reservados.

En el caso de Carlos, la sucesión ya está fijada desde hace mucho: el siguiente en la fila es su hijo William, el príncipe de Gales. Pero la enfermedad del rey hace que la preparación de William sea más crucial en un momento en el que éste también está cuidando a su esposa Kate, princesa de Gales, que se está recuperando de una cirugía abdominal.

La noticia sobre la salud de Carlos fue recibida con gran comprensión en un país en el que 3 millones de personas viven con cáncer, según Macmillan Cancer Support, una organización benéfica con sede en Londres. En promedio, informa, a una persona se le diagnostica cáncer en el Reino Unido cada 90 segundos. Según el Servicio Nacional de Salud, se detectan alrededor de 1.000 nuevos casos de cáncer por día.

El hecho de que el rey se haya unido a esas filas y – algo fundamental para un monarca británico – haya compartido esa vulnerabilidad con el mundo, para algunos presagia una nueva era de transparencia en una época de redes sociales y desinformación.

Traducción: Elisa Carnelli



Source link

Escanea el código