22/02/2024

Alerta por la detección de una enfermedad de los tomates en Salta



El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) confirmó la detección del virus rugoso del tomate (ToBRFV, por sus siglas en inglés) en muestras oficiales tomadas en una plantacion, luego de análisis de laboratorio, ubicada en la localidad de Orán, provincia de Salta.

Los hallazgos corresponden a muestras recolectadas en una única plantación de tomates que presentaban sintomatología compatible con el virus. Como medida preventiva y en el marco de la Resolución Senasa N° 569/2023, se dispuso que los establecimientos productivos mantengan en aislamiento los sitios de producción donde fue detectado el virus.

Tomato brown rugose fruit virus (ToBRFV) fue detectado por primera vez en Israel (2014) y en Jordania (2015). En cultivo de tomate los síntomas varían según variedades. En hojas se manifiestan mediante clorosis, mosaico y moteado con estrechamiento de las hojas. En ocasiones aparecen manchas necróticas en pedúnculos, cálices y pecíolos. En fruto, se observan manchas amarillas o marrones, con síntomas rugosos que hacen que los frutos no sean comercializables. El fruto puede presentar deformaciones y tener una maduración irregular.

Se transmite por contacto, por lo que es necesario extremar las precauciones si se viaja a las zonas donde se encuentra presente o se va a recibir en la finca a personas que lo hayan hecho.

El Senasa estableció medidas de higiene y desinfección rigurosas en el lugar, así como en las herramientas de trabajo y otros elementos que puedan actuar como posibles transmisores del virus. En julio de este año, mediante la Resolución 569/2023, el Senasa declaró la alerta fitosanitaria para todo el territorio nacional en relación a la enfermedad.

Esta medida busca fortalecer las acciones conjuntas entre el sector público y privado con el objetivo de determinar la situación actual del ToBRFV en el país, contener y erradicar los focos que eventualmente se detecten, evitando su establecimiento y dispersión.

En tal sentido, el Senasa se comprometió a trabajar en estrecha colaboración con los productores y la sociedad en general para informar sobre la situación, compartir medidas de prevención y control, y garantizar la seguridad alimentaria en la producción de tomates. La detección temprana y las acciones coordinadas son fundamentales para proteger la agricultura y la economía local.

Desde la detección del virus en Argentina, el Senasa junto al INTA y al INASE trabajan de manera coordinada para la prevención de esta enfermedad. De esta manera también se creó un comité de crisis interinstitucional, acción que genera que el trabajo de monitoreo y prevención sea aún más intensivo y coordinado. Asimismo, el contacto con las personas productoras, el acompañamiento técnico y las acciones de comunicación también son producto del trabajo mancomunado entre las instituciones.

Ante sospechas de presencia de la plaga es fundamental no tocar la planta, aislar el sector y avisar inmediatamente a las oficinas del Senasa, del INTA o del INASE más cercanas a su producción.



Source link

Escanea el código