24/02/2024

Alex Batty, el chico secuestrado y hallado en Francia seis años después, habla y agrega más misterio a su historia


Alex Batty, el adolescente británico encontrado en Francia seis años después de su desaparición, está “feliz de estar en casa para Navidad”. Estas fueron sus primeras declaraciones tras regresar a Gran Bretaña.

Alex, que ahora tiene 17 años, desapareció a los 11 años en 2017 cuando su madre, que no era su tutora legal, lo llevó a un viaje a España con su abuelo. Allí fue “secuestrado” por su mamá y su abuelo. Comenzó un largo camino en “comunidades espirituales” de Marruecos, Málaga, Tarragona y finalmente, el sudoeste de Francia, de donde escapó para llegar al Reino Unido.

El joven inglés, hoy de 17 años, que desapareció en España en 2017, cuando tenía 11. Foto: EFEEl joven inglés, hoy de 17 años, que desapareció en España en 2017, cuando tenía 11. Foto: EFE

Regresó al Reino Unido el sábado, después de que lo encontraran caminando por los Pirineos la semana pasada, en una noche de lluvia. Fue un repartidor de medicamentos, en plena madrugada, quien lo recogió y al escuchar su historia, lo llevó a la gendarmería. Así Alex comenzó su regreso a casa, en una historia extraordinaria que apasiona al mundo .

Alex dijo a los periodistas afuera de la casa de su abuela en Oldham, Greater Manchester. «Lamento mucho no poder decir mucho… Pero no hay duda de que estoy feliz de estar en casa para Navidad».

Cuando regresaba a casa de compras con un familiar, un perro pequeño salió corriendo por la puerta principal de la casa de su abuela y bajó a la calle. Susan Caruana, 68 años, la abuela y tutora legal de Alex, con quien vivió anteriormente en Oldham, gritó después: «No te pierdas, como Alex».

Camino a casa

Batty fue encontrado en el medio de una ruta cercana a Toulouse, bajo la lluvia, con una “ skateboard” bajo el brazo y una mochila en las primeras horas del 13 de diciembre. Había estado desaparecido durante seis años, después de que, supuestamente, fue secuestrado por su madre, Melanie, y su abuelo David, mientras estaban de vacaciones en Málaga en 2017.

Video

Estaba trabajando como repartidor y lo encontró deambulando por las calles de Francia.

Había vivido en una casa rural, cercana a Carcasonne, a veces con su madre, desde el 2021, regentada por el matrimonio belga Frederic Hambye, de 53 años, e Ingrid Beauve, de 49. Francia está ahora investigando los cultos alternativos y sectas en el país.

Ellos contaron que Alex, al que conocían como Zach, quería vivir una “vida normal”. Preguntaba a los turistas estadounidenses y canadienses que se alojaban en el pequeño hotelito rural llamado La Bastide, en los Pirineos franceses, sobre el mundo exterior.

“Me hacía muchas preguntas, como: ¿Dónde puedo trabajar si quiero ser ingeniero de software? ¿Todavía hay gente trabajando allí o todo es remoto y cuánto se gana al mes?, dijo Beauvé. “Fue bastante impresionante porque tenía mucha determinación para un niño de su edad. Recuerdo que un estadounidense dijo: “Mi hijo tiene 17 años y sólo le importa no hacer nada”, contó.

Quería ir al colegio

Alex tenía muchas ganas de poder ir a la escuela. Su madre y su abuelo no querían. Pertenecía a una secta que consideraba que no debía ir al colegio, ni pagar impuestos, hipotecas, créditos. Comenzó a estudiar por su cuenta, realizando un programa en línea durante unos meses este año.

Hablando por videollamada, la pareja belga, que compró la casa hace tres años, dice que Alex (a quien conocían como Zach) planeaba encontrarse con su madre (a quien conocían como Rose) en el mercado de Espéraza el 10 de diciembre.

Los Batty se alojaban en el pequeño hotelito rural llamado La Bastide, en los Pirineos franceses. Foto: Matthieu Rondel/ AFPLos Batty se alojaban en el pequeño hotelito rural llamado La Bastide, en los Pirineos franceses. Foto: Matthieu Rondel/ AFP

Alex fue encontrado sin teléfono. Pero la pareja dice que le habían comprado uno. Han intentado llamar al número pero se ha desconectado.

Cómo llegó a Francia

La pareja conoció a la familia cuando Hambye recogió a Melanie Batty, cuando ella hacía dedo en septiembre de 2021. Le ofreció un lugar para quedarse en su casa de huéspedes.

Melanie Batty les dijo que había estado viviendo en las montañas de Tarragona, en el noreste de España.

Alex y su abuelo, David (a quien la pareja conocía como Peter), llegaron a la casa rural. “Los dos se quedaron, pero ella se fue”, dijo Beauve. “Ella quería encontrar una comunidad espiritual y esa no es La Bastide. Hay gente así en los Pirineos. Pero nosotros no somos así”, explicaron.

El abuelo está vivo

La pareja también negó la afirmación de las autoridades francesas de que David Batty había muerto hace seis meses. Dijeron que lo habían visto el 4 de diciembre, cuando vivía con Alex. en el albergue. Hambye los describió como “amigos” suyos , que habían vivido en el sitio de forma intermitente durante dos años, donde obtuvieron alojamiento y comida a cambio de ayudar en la casa. David Batty era un “Handy Man”.

“El abuelo no murió. Está vivito y coleando, sin duda”, dijo Hambye. Calificó la relación entre abuelo y nieto como “distante”. Dijo: «No hubo abrazos, pensamos que era porque eran británicos».

Dicen que Alex era tímido y reservado, tenía acceso a Internet y le interesaban los videojuegos. También le gustaba ver muchas películas. “Me recomendó que viera Everything Everywhere All at Once”, dijo Beauve. “Tenía amigos gracias a los videojuegos. Tenía amigos en línea”.

“Cuando iba a visitar a su madre a un pueblo donde había un campo de fútbol, nos dijo que hizo algunos amigos y que iba allí con regularidad. Quería relacionarse con la gente. Pero en La Bastide tenemos granjeros y vacas, y si no hablas francés, no es fácil”, explicó Hambye.

Habitaciones vacías

Cuando se enteraron de la verdadera identidad de Zach, después de que un vecino les envió un enlace a un sitio de noticias con una foto, Hambye condujo inmediatamente hasta su casa rural, donde, hasta donde él sabía, David Batty todavía vivía.

El comedor en la Bastide donde solían estar Alex y su abuelo. Foto:  Matthieu Rondel / AFPEl comedor en la Bastide donde solían estar Alex y su abuelo. Foto: Matthieu Rondel / AFP

“Conduje hasta la casa y todo estaba vacío. Su habitación estaba completamente vacía”, dijo. No saben a donde fueron ni cuando.

La pareja dijo que David Batty, el abuelo, era consciente del deseo de Alex de regresar al Reino Unido. «Él estaba completamente consciente», dijo Hambye. “Tenía sentimientos encontrados. Vio que era buena idea que su nieto hiciera algunos estudios y se convirtiera en ingeniero informático”.

Beauve añadió: “Su abuelo decía: ‘Oh, no necesita ir a la escuela’. La vida te enseña cosas así”. Supusimos que había más que eso. Ahora entendemos por qué”.

La policía de Greater Manchester confirmó el sábado por la noche que Batty había regresado al Reino Unido. Hay una investigación policial en marcha en Gran Bretaña. Interpol busca a la madre de Alex, que podría estar en Finlandia, y a su abuelo David, que se hace llamar Peter.



Source link

Escanea el código