24/02/2024

bromas por los «dedos de chorizo» y algunos olvidos


Detrás de toda la pompa y circunstancia que rodeó la coronación del rey Carlos III, la primera en décadas tras la muerte de su madre, la longeva Isabel II, un documental de la BBC descubrió pequeñas perlas: bromas, olvidos… bloopers «reales» durante los ensayos.

Por ejemplo, el rey Carlos III bromeó acerca de tener «dedos de salchicha» con su hijo, el príncipe William, durante los ensayos de la Coronación, según capturó el documental.

El afectuoso retrato televisivo del Rey revela una relación lúdica y cálida con su hijo, escribió la cadena este viernes.

El documental de la BBC sigue los preparativos para la elaborada ceremonia de mayo.

Foto oficial de Carlos III, el día de su coronación. Foto: ReutersFoto oficial de Carlos III, el día de su coronación. Foto: Reuters

También muestra al arzobispo de Canterbury olvidando sus líneas en un ensayo.

«Tengo una memoria que probablemente sea tan buena como la de nuestro perro spaniel; en otras palabras, cero», dice el arzobispo Justin Welby, acerca de no saber las palabras durante una de las numerosas prácticas para la ceremonia.

Cuando el arzobispo se queda paralizado en medio de la oración, mientras bendice al Rey en la silla de la Coronación, otro clérigo bromea y le decí: «Tendrías que haber dicho eso antes».

Carlos y Camilla, reyes. Foto: Reuters Carlos y Camilla, reyes. Foto: Reuters

El Rey, vestido con la túnica dorada de la Coronación sobre traje y corbata, también se echa a reír.

El documental de 90 minutos, Carlos III: El año de la coronación, que se proyectará en BBC One el día de San Esteban, muestra al rey Carlos como una figura bondadosa, inmersa en los complejos preparativos para su coronación.

La ceremonia

La ceremonia fue tan medieval como espectacular. Y su modernización se convirtió en una controversia. Carlos III, el primer rey en 300 años que esperó 74 años para llegar al trono, fue coronado en la Abadía de Westminster junto a su esposa Camilla, ex amante, esposa, luego reina consorte y por decisión del soberano, la nueva reina británica.

La ceremonia fue tan medieval como espectacular. Foto: ReutersLa ceremonia fue tan medieval como espectacular. Foto: Reuters

Se desplegaron las más lujosas joyas de la Corona y las centenarias ropas ceremoniales para la Coronación, con la iglesia anglicana mostrando sus ritos ancestrales.

Fue una ceremonia moderna. Los Parker Bowles, el ex marido y los hijos de la nueva reina Camilla, llegaron en ómnibus y fueron colocados en la primera fila. Los nietos de la reina participaron en su coronación, llevaron su larga cola de soberana y fueron recibidos con naturalidad. Una familia real ensamblada pero no reconciliada.

Dedos de salchicha

Para los ensayos, se construyó una réplica de parte de la Abadía de Westminster dentro del Palacio de Buckingham, para que los participantes pudieran seguir practicando.

En uno de los ensayos finales, en la propia abadía, las cámaras captaron al príncipe William apoyando con bastante ternura a su padre.

Cuando el príncipe lucha por abrocharse una de las túnicas ceremoniales, el rey le dice que no se preocupe, ya que no tiene «dedos de salchicha» como los de él.

Con información de BBC News y París, corresponsal



Source link

Escanea el código