24/02/2024

Daniel Ortega refuerza el aparato de seguridad en Nicaragua para luchar contra el «enemigo»


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, relanza el Ministerio del Interior con mayores poderes, similar al de la época del gobierno sandinista que sirvió para controlar a la oposición y como arma contra la guerrilla de los “contras”.

Se trata de una serie de atribuciones que cuando menos despiertan recelo ante la posibilidad de que suponga un paso más hacia el autoritarismo total que ejerce el mandatario.

«Es un paso que nos da una fortaleza enorme y volvemos a contar con los dos grandes instrumentos con los que derrotamos a la contrarrevolución: el ejército y el Ministerio del Interior», sostuvo Daniel Ortega en un acto de homologación de grados policiales este miércoles.

La cartera del Interior, que ejercía fuerte control sobre opositores en Nicaragua durante los años 1980, cambió de funciones y pasó a llamarse de Gobernación en 1990 tras la derrota electoral de Ortega frente a Violeta Barrios de Chamorro.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, cada vez más duro contra la oposición. Foto: EFEEl presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, cada vez más duro contra la oposición. Foto: EFE

En la nueva estructura estarán bajo un mismo mando la policía, el sistema penitenciario, los bomberos, migración y extranjería, sostuvo Ortega.

«Estamos ya en mejores condiciones de cumplir las tareas que no le permitan al enemigo avanzar en sus planes porque ellos siempre están conspirando, siempre están con sus planes», agregó el mandatario, que gobierna con mano de hierro el país y ha silenciado las voces de la oposición.

Ortega enfrentó durante tres meses en 2018 una ola de protestas opositoras que consideró un intento de golpe de Estado promovido por Washington.

Estados Unidos y la Unión Europea impusieron sanciones contra el gobierno al denunciar una fuerte represión de la protestas, que dejaron unos 300 muertos según la ONU.

El gobierno de Daniel Ortega enfrentó una intensa ola de protestas durante 2018, que fue duramente reprimida. Foto: AP El gobierno de Daniel Ortega enfrentó una intensa ola de protestas durante 2018, que fue duramente reprimida. Foto: AP

La oposición sostiene que Ortega concentra cada vez más el poder al poner al ejército y la policía bajo su mando directo, tras controlar instituciones clave como la Asamblea Nacional (Parlamento), la Corte Suprema de Justicia y el Consejo Electoral.

«Un retorno al modelo cubano»

“Con esto se va a acabar la visión del control civil sobre lo militar y en este caso sobre la seguridad interna, sobre el orden interno. Es un retorno al modelo cubano. En cuanto a la recentralización de los órganos de represión, digamos que es más bien una movida simbólica, porque ya existía”, explica a RFI Sivio Prado, sociólogo y politólogo nicaragüense afincado en España.

Ortega precisó que este ministerio sustituirá al de Gobernación y será tan fuerte como el que funcionó en el gobierno que encabezó por una década tras el triunfo de la revolución sandinista de 1979, durante el que enfrentó a rebeldes contrarrevolucionarios (los «contras») que intentaron derrocarlo con patrocinio de Estados Unidos.

Tras la ola de protestas opositoras de 2018, Ortega considera que se urde constantemente un plan para derrocarlo promovido por Estados Unidos. La represión dejó 300 muertos y cientos de opositores encarcelados y desterrados, pero el mandatario continúa blindándose.

“La incertidumbre es el mal que aqueja a todos los dictadores, el no poder confiar ni siquiera en sus más estrechos colaboradores. El afán de controlar. Por otro lado, con esta medida muestra músculo ante la sociedad y ante sus pares, Venezuela y Cuba”, analiza Silvio Prado.



Source link

Escanea el código