24/02/2024

el adiós a una leyenda


El fallecimiento de Don Pablo, por problemas de salud propios de su edad, causa conmoción en Carhué, la ciudad vecina de Epecuén que recibió a la gran mayoría de los inundados. Pero el sentimiento también se extiende más allá: Pablo era conocido por miles de turistas que alguna vez pasaron a conocer las ruinas y su historia. Era una postal clásica verlo recorriendo la zona en su bicicleta, leyendo el diario en algún asiento improvisado, siempre predispuesto a charlar y a contar el derrotero de su pueblo, cubierto por el agua y la sal de una de las lagunas con mayor salinidad del mundo.

image.png

Novak se erigió como custodio del legado de Villa Epecuén, un lugar mítico que ha estimulado la imaginación y la curiosidad de periodistas, escritores, fotógrafos, artistas, antropólogos y viajeros de todo el mundo. Fue protagonista de decenas de producciones gráficas y audiovisuales para medios nacionales e internacionales. Entre ellas se destacan cadenas como la BBC, o marcas como Red Bull, que registró en las ruinas las acrobacias del ciclista Danny Mac Askill, en un paralelismo con la bicicleta desvencijada de Pablo (hoy un tesoro para su familia y sus vecinos). También recientemente se editó un libro infantil que narra su vida.

Danny MacAskill Brings A Forgotten City Back To Life | Epecuén | 2014

A lo largo de los años, Don Novak recibió múltiples reconocimientos. El Municipio de Adolfo Alsina lo declaró embajador Cultural y Turístico por ser testimonio vivo de la historia. El intendente del partido, Javier Andrés, lo despidió este lunes en las redes sociales. «Hoy es un día para decir adiós, aunque no sé si a las leyendas se las despide. Don Pablo Novak, así: sonriente, entusiasta, siempre dispuesto a largas charlas y relatos de anécdotas quiero recordarte», sostuvo.

Y continuó: «Así, recorriendo Epecuén en tu bicicleta, leyendo el diario en una esquina de las ruinas, compartiendo como guía tus experiencias con los turistas y los periodistas de todos lados que preguntaban por El Último Habitante de Epecuén. Así todos vamos a recordarte. Hoy es un día para decir ¡Gracias Don Pablo! Descansa, que nosotros cuidaremos tu legado aunque nunca será lo mismo”.

Epecuén, el pueblo con 1 solo habitante: Pablo Novak

Don Pablo había nacido en Villa Epecuén en 1930. Junto a su familia, se dedicaba a la fabricación de ladrillos. En las ruinas de Epecuén, él contaba con orgullo que gran parte de las edificaciones que se mantenían en pie luego de décadas bajo el agua estaban hechas con “ladrillos Novak”.

La villa turística tuvo un apogeo en el que llegó a recibir un promedio de 25 mil visitantes por verano. Había una cantidad importante de hoteles, confiterías y locales bailables. El balneario era muy valorado por la sal y sus propiedades curativas. La inundación llegó el 10 de noviembre de 1985, después de diferentes intentos infructuosos por contener el avance de la laguna con terraplenes. Todos los habitantes tuvieron que dejar el pueblo.

Visité la ciudad donde solamente vive una persona | Epecuén, Argentina

Pablo, en un principio, también se fue junto a su esposa y sus diez hijos. Pero no tardó en volver, solo, a instalarse en una casita que se salvó del agua. Desde allí se construyó su mito de último habitante de Villa Epecuén, y allí vivió prácticamente hasta sus últimos días. Tenía en su memoria todas las anécdotas: las escenas de la inundación, las reacciones de los vecinos que tuvieron que dejar sus casas, las cosas que salieron a flote cuando empezó a bajar el agua y la reconversión de las ruinas en un lugar turístico. Todo ese legado fue compartido con los miles que tuvieron la suerte de conocerlo y compartir charlas con él.





Source link

Escanea el código