24/02/2024

fue vecino de Monte Grande y dejó una huella en la comunidad


Rissi se hizo famoso por protagonizar a «Marito» en la serie «El Marginal», que se pudo ver en Netflix y en la TV Pública, pero tenía una vasta carrera como actor en distintos programas de TV como Okupas, Los Simuladores y El Puntero. A los 18 años comenzó sus estudios de teatro vocacional en el Club River Plate y luego ingresó en la Escuela Nacional de Arte Dramático, donde se formó con maestros como David Di Nápoli y Lorenzo Quinteros.

image.png

El actor Claudio Rissi durante la grabación de El Marginal.

El actor Claudio Rissi durante la grabación de El Marginal.

Aunque nació en el barrio porteño de Boedo, vivió durante muchos años en Monte Grande. «Empecé a escribir teatro sin conocer el teatro, y sin conocer el teatro yo quería ser actor, entonces a los diez años empecé a hacer cosas. En la escuela, no me acuerdo si fue a los diez o a los once que me dejaron subir al escenario. Porque me portaba muy mal supuestamente, entonces no me dejaban subir al escenario», aseguró en una entrevista con El Diario Sur en el año 2016.

La escuela de teatro de Rissi en Monte Grande se llamaba Brancaleone y fue un espacio cultural muy valorado por los vecinos que tuvieron la oportunidad de participar. Estuvo abierta hasta 2014. Rissi transmitió allí su pasión por el arte dramático, que luego lo llevó a lo más alto de la ficción nacional.

«La televisión siempre me estresó mucho hasta que le perdí el temor y empecé a encontrarme con gente que ya me conocía. Yo al principio no me conocía con nadie, no me daba bola nadie, era ir, decir dos o tres palabras, y te ibas», contó también el actor en aquella oportunidad. «Era muy estresante, y además no había la tecnología que había hoy y era mucho más complicado. Después me tocó hacer un personaje que duró veinte capítulos entonces ahí aprendí mucho, estuve mucho tiempo en el estudio, empecé a tomar confianza, a aprender cuál era el manejo de cámaras, a no tenerles miedo», agregó.

image.png

En cuanto a la grabación de El Marginal, que en ese momento había concluido su primera temporada, comentó: «Fue una experiencia muy buena, muy dura. Filmar adentro de una cárcel no es grato, por más que la cárcel esté cerrada hace muchos años. La parte vieja de la cárcel de Caseros fue construida como reformatorio, y sus paredes albergan soledad, desamparo, muerte»

«Esa energía sigue circulando por esos pasillos, es un poco complejo trabajar ahí. Pero también colabora a las sensaciones de los personajes que uno encara ahí adentro. Pero era un grupo muy interesante. Se trabajó también con gente que había estado presa, con gente de la villa 31», finalizó.

Diseño sin título (9).png

Leé también: Ley Ómnibus: prevén que la votación se realice esta tarde





Source link

Escanea el código