24/02/2024

ingenieros agrónomos se expresaron a favor de la adhesión a UPOV91


«La Adhesión de la Argentina a la Convención Internacional Sobre la Protección de Nuevas Variedades Vegetales (UPOV) Acta 1991 es una de las grandes deudas que nuestro país tiene, esta adhesión daría impulso al desarrollo genético de variedades tales como arvejas, lentejas, garbanzos, lechuga, tomate, maní, porotos, entre otros, claves para mejorar la seguridad alimentaria donde nuestro país dispone del potencial para ser líder global». Así se expresaron desde el Consejo Profesional de Ingeniería Agronómica de la República Argentina (CPIA) respecto de la iniciativa del Gobierno Nacional de adherir a dicho acuerdo.

UPOV 1991 es un acuerdo internacional cuyo objetivo es la protección de las obtenciones vegetales mediante un derecho de propiedad intelectual, elaborado para alentar a los obtentores a crear nuevas variedades vegetales. Entre otros puntos, esta iniciativa que está incluida en el proyecto de Ley Omnibus restringe la posibilidad de uso propio de las semillas por parte de los productores, un factor sensible que genera rechazo en una parte del campo argentino.

La semana pasada, la Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Federación Agraria se expresaron en contra de la adhesión de Argentina a dicha acta. “Consideramos inoportuna la propuesta de adhesión a UPOV 91 y abogamos por retirarla del proyecto de Ley de Bases, y proponemos abordar este tema en una actualización integral de la Ley de Semillas, escuchando y participando todos los sectores que nos vemos involucrados. La adhesión a UPOV91, implica entre otras cosas la pérdida del derecho de uso propio por parte de los agricultores y la mayor extensión de los derechos de los obtentores, ha generado un debate centrado en los derechos de los agricultores y la promoción de la innovación», afirmaron.

Ahora los ingenieros agrónomos nucleados en CPIA se pronuncian a favor: «Como profesionales del mejoramiento genético vegetal no podemos dejar de mencionar que la adhesión de nuestro país al UPOV 91 significaría un salto cualitativo y cuantitativo, permitiendo incrementar el rendimiento por unidad de superficie de muchos cultivos, eficientizar el uso de los recursos como agua y suelo, incrementar el valor nutricional de los cultivos, ampliar la diversificación en variedades y por tanto, la biodiversidad de los cultivos no recayendo en el monocultivo, mejorar la rentabilidad al productor y sin dudas, aportar a nuestro balance de carbono con sus consecuentes efectos positivos sobre el calentamiento global», afirmaron.

Según aseguraron los agrónomos, adherir al UPOV 91 implicaría que los profesionales del sector puedan sugerir mejorar o simplemente actualizar las variedades genéticas que utiliza el productor, incrementando solo en soja el ingreso de divisas a nuestro país por más de 1.000 millones de dólares anuales, lo que implica un retorno promedio superior de entre 2.5 y 3 dólares por dólar invertido bajo las condiciones actuales, «mejorando el ingreso del productor y potenciando la capacidad de trabajo de los profesionales de toda la cadena de valor».



Source link

Escanea el código