22/02/2024

por qué se celebra el 30 de noviembre y consejos para ser el mejor cebador


Cada 30 de noviembre se celebra en la Argentina el Día Nacional del Mate. La fecha fue establecida por el Gobierno Nacional en 2015, para rendir homenaje a esta infusión típica nacional y reconocer su importancia para el país.

Se eligió este día en conmemoración del nacimiento de Andrés Guacurarí y Artigas, que llegó al mundo un 30 de noviembre de 1778. “Andresito”, como lo apodaban, fomentó la producción e impulsó la comercialización de la yerba mate durante su mandato como Gobernador de Misiones, entre 1815 y 1819. Era de raíces indígenas y tuvo de colaborador a José Gervasio de Artigas, quien lo apadrinó y adoptó legalmente.

Según las cifras publicadas por el Instituto Nacional de la Yerba Mate, en la Argentina se consumen alrededor de 256 millones de kilos de yerba mate al año, lo que implica un consumo per cápita de unos 6,4 kilos.

Tan popular es la bebida, que su materia prima se encuentra en el 90% de los hogares del país, según una investigación de mercados realizada en toda la Argentina. El mismo estudio arrojó que los envases de medio kilo son los preferidos de los consumidores, elegidos por más de la mitad de la población, seguidos por los de un kilo y, muy por detrás, por los de dos y cuatro kilos.

Un dato curioso brindado por el organismo es que para producir un kilo de yerba mate, se necesitan tres kilos de hojas verdes, porque durante el secado, el producto pierde agua y peso.

Además de su peculiar sabor, que atrae multitudes y se utiliza en preparaciones gourmet que exceden a la infusión, la yerba mate tiene propiedades beneficiosas para el organismo. Aporta gran cantidad polifenoles, vitaminas del complejo B, potasio, magnesio y xantinas.

Los polifenoles actúan como un poderoso antioxidante, que ayudan a aumentar las defensas y a disminuir el envejecimiento celular. Mientras que las vitaminas del complejo B ayudan al cuerpo a aprovechar mejor la energía de los alimentos ingeridos.

En tanto, el potasio y el magnesio son sustancias indispensables para el correcto funcionamiento del corazón, y las xantinas son compuestos que estimulan el sistema nervioso, lo que ayuda a estar activo y más concentrado.

Cómo preparar los mates más ricos

Valeria Trapaga, primera sommelier del mundo especializada en cata de yerba mate, capacitada en Establecimiento Las Marías, brinda algunos consejos para ser un cebador experto.

“Lo primero que hay que hacer es ‘mirar’ la yerba, ya que los cuatro elementos que la componen (palo, hoja fina, hoja gruesa, polvo de hoja) deben estar balanceados, deben tener un equilibrio entre la hoja grande y la hoja chica“, explica.

Cómo preparar un buen mate. Fuente: Instituto Nacional de la Yerba MateCómo preparar un buen mate. Fuente: Instituto Nacional de la Yerba Mate

* Vista. El color de la yerba tiene que ser verde claro con tonalidades amarillentas; las hojas deben exhibir un aspecto limpio y parejo en su color y formas, y los palos tienen que presentarse lo más enteros posibles.

* Tacto. El polvo debe desprenderse fácilmente de la palma de la mano.

* Olfato. Debe sentirse un aroma a hierba seca con un leve dejo tostado. Puede apreciarse pleno, puro y hasta complejo según sea su procedencia; siempre deben encontrarse esas notas redondas que refieren a su correcta maduración.

* Oído. Al tomar un puñado de yerba mate y presionarlo acercándolo al oído, debe percibirse un crujido. Esto es algo virtuoso porque indica que dicha yerba pasó por un buen proceso de secanza.

* Gusto. En esta instancia logran fidelizarse todas estas características y los aromas de boca deben enriquecerse con otros matices; es decir, que aparezca un leve toque amargo es una característica agradable. Según haya sido el tratamiento de dicha yerba, sus medios y finales de boca podrán ser cortos, aterciopelados, dulces y redondos o largos, persistentes, profundos y más salvajes.

Paso a paso

1. Llená el mate en sus tres cuartas partes. Cubrilo con la mano y agitalo con la boca hacia abajo, logrando que los componentes de la molienda se mezclen equilibradamente y la yerba quede inclinada sobre el mate a 45° aproximadamente.

2. Humedecé la yerba con agua tibia en esa pequeña cavidad que se formó sobre uno de los costados del mate. Esperá a que absorba, cebá nuevamente y recién después colocá la bombilla.

3. Calentá el agua evitando que hierva: para cebar un buen mate es muy importante que nunca supere la temperatura de 75°C. El agua no tiene que estar a más de 80 y 85 grados, encontrate con la yerba mate no la arruines a 90 grados.

4. Cebá, el ritual de compartir con el otro, la magia de tomar mate



Source link

Escanea el código