Emmanuel Macron viaja a Nueva Caledonia para tratar de calmar las furiosas protestas que dejaron seis muertos y grandes destrozos


Emmanuel Macron visita este miércoles Caledonia, tras los mortales disturbios en el territorio francés de ultramar, que ha puesto nuevamente a esta remota isla del oceáno Pacífico, rica en níquel, al borde de la guerra civil.

La visita del presidente francés al archipiélago del Pacífico Sur se produce tras el refuerzo de medidas de seguridad y emergencia para controlar los disturbios.

La violencia sacude Nueva Caledonia desde el 13 de mayo. Estos disturbios, catalizados por el examen parlamentario de una revisión constitucional sobre una ampliación del electorado extranjero, que perjudica a los nativas Kanacos, ilustran el deterioro del diálogo desde 2021.

El territorio del Pacífico Sur se ha visto afectado por enfrentamientos armados mortales, saqueos e incendios provocados la semana pasada, con seis personas muertas durante los disturbios.

París declaró el estado de emergencia la semana pasada. Se enviaron 1.000 refuerzos por avión para reforzar las fuerzas de seguridad que perdieron el control de algunas partes de la capital, Nouméa.

El portavoz del gobierno añadió que “está empezando a llegar una vuelta a la calma”.

Agentes de la policía revisan varios autos incendiados durante las violentas protestas de la semana pasada en la isla de Nueva Caledonia. Foto: EFEAgentes de la policía revisan varios autos incendiados durante las violentas protestas de la semana pasada en la isla de Nueva Caledonia. Foto: EFE

Seis personas han muerto y representantes del pueblo canaco dicen estar “asustados” ante el aumento de la presencia policial.

El anuncio de Macron se produjo horas después de que Australia y Nueva Zelanda dijeran que habían enviado aviones gubernamentales para evacuar a sus ciudadanos de Nueva Caledonia. Anthony Albanese, el primer ministro australiano, calificó la situación de «profundamente preocupante».

Además del estado de emergencia, también se ha prohibido TikTok en el territorio. Fue después de que militantes de la comunidad indígena Kanak, alrededor del 40 por ciento de la población, iniciaran protestas contra una extensión del derecho de voto a decenas de miles de recién llegados, residentes, en su mayoría franceses blancos.

Seiscientos policías y paramilitares fuertemente armados han tomado el control de la carretera principal que une Numea con el aeropuerto internacional de La Tontouta.

Conversaciones de Paz

La agitación en el territorio, nombrada por el capitán James Cook en 1774 y reclamada para Francia por el emperador Napoleón III en 1853, ha provocado conflictos políticos. La oposición francesa conservadora y de extrema derecha acusa a Macron de no garantizar la seguridad en el territorio. La oposición de izquierda radical dice que el presidente está imponiendo tácticas coloniales a un pueblo al que se le debería permitir la autodeterminación.

Los líderes de otros cuatro territorios franceses de ultramar, Guadalupe y Martinica en el Caribe, Guyana en Sudamérica y La Reunión en el Océano Índico, pidieron el domingo la retirada de la reforma electoral como preludio a las conversaciones de paz.

«Sólo una respuesta política puede detener la creciente violencia y prevenir una guerra civil», dijeron en una carta abierta.

Viro Xulue, parte de un grupo comunitario que brinda asistencia social a los canacos en medio de la crisis, dijo que se sentía como un regreso a la guerra civil de la década de 1980 y que la gente estaba asustada. “Tenemos mucho miedo de la policía, los soldados franceses, y tenemos miedo del grupo terrorista miliciano antikanak”, dijo.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aborda este miércoles el avión presidencial hacia la isla de Nueva Caledonia, sacudida por una ola de violencia. Foto. EFE  El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aborda este miércoles el avión presidencial hacia la isla de Nueva Caledonia, sacudida por una ola de violencia. Foto. EFE

Tres de las seis víctimas fueron jóvenes canacos que fueron baleados por civiles armados. Ha habido enfrentamientos entre manifestantes canacos y grupos armados de autodefensa o milicias civiles formadas para protegerse, dijo anteriormente el Alto Comisionado de Francia.

Los motivos del estallido

Los problemas estallaron por una nueva propuesta de ley que permitirá a los residentes franceses que han vivido en Nueva Caledonia durante 10 años votar en las elecciones provinciales. Algunos líderes locales temen que la medida diluya el voto indígena canaco.

Es el último foco de tensión en los conflictos de larga data sobre el dominio francés del archipiélago del Pacífico, productor de minerales, a 1.500 kilómetros al este de Australia.

El tiempo se acaba en la cúpula del Estado, que pretende concluir el proceso político abierto en 1998 con los Acuerdos de Numea, que definen «durante 20 años la organización política de Nueva Caledonia y las modalidades de su emancipación».

La ira estalló el 13 de mayo, día en que la Asamblea Nacional examinaba el texto sobre el deshielo electoral.

Disturbios, cortes de carreteras, centenares de heridos y seis muertos. Las escenas de desolación, concentradas en la zona urbana de Numea, recuerdan los «acontecimientos» de 1984 a 1988, que llevaron a los acuerdos de 1998. Una generación más tarde, se puso en marcha de nuevo un ciclo mortal.

“Desde París, no veíamos venir esta explosión”, admite un alto funcionario cercano al caso Caledonian.

El inexorable tic-tac hacia la catástrofe ha sonado cada vez más fuerte en los últimos años. Tras dos primeros «no» a la independencia en 2018 y 2020, el ejecutivo pretende realizar el tercer y último referéndum de autodeterminación el 12 de diciembre de 2021.

Las relaciones con los separatistas ya son tormentosas. El Frente Kanaco y Socialista de Liberación Nacional (FLNKS), que los representa, esperaban un aplazamiento de la consulta, hasta después de las elecciones presidenciales de 2022. Desde hace varios meses advierten a sus seguidores que no lo hagan.

Cuando el senado francés aprobó que los extranjeros con residencia de más de 10 años pueden votar , estalló la violencia en el archipìelago.

Destrucción, saqueos y turistas varados

Los disturbios han dejado un rastro de destrucción con tiendas saqueadas, automóviles quemados y barricadas en las carreteras, que restringen el acceso a medicinas, alimentos y al aeropuerto internacional de Noumea.

La coordinadora del gobierno francés, Prisca Thevenot, anunció la visita presidencial, que requirió una reorganización de la agenda de Macron. Anteriormente estaba previsto que estuviera en Normandía el miércoles.

“Irá allí esta noche”, dijo, después de una reunión de gabinete el martes, en la que el presidente anunció que había decidido viajar él mismo a Nueva Caledonia.

Se han enviado 1.000 efectivos adicionales al archipiélago, además de los 1.700 ya desplegados, después de que Francia impusiera un estado de emergencia para hacer frente a los disturbios, que incluía un toque de queda y la prohibición de la aplicación de redes sociales TikTok.

«Ante el estallido de violencia, la prioridad es restablecer el orden para permitir que se reanude el diálogo en Nueva Caledonia», afirmó la señora Thevenot.

«La vuelta a la calma está empezando a llegar. La situación no se ha normalizado del todo, pero está mejorando. «Lo tenemos claro: queda mucho por hacer antes de volver a la normalidad. El gobierno está plenamente movilizado».

Una prioridad para los funcionarios franceses ha sido despejar la carretera hacia el aeropuerto Magenta. El martes, Australia y Nueva Zelanda enviaron aviones a la isla para comenzar a traer a casa a los ciudadanos varados. La evacuación se ha iniciado.

La ministra de Asuntos Exteriores australiana, Penny Wong, dijo que Australia había recibido autorización de las autoridades francesas para realizar dos vuelos de evacuación.

Varias noches de furia en Noumea, la capital de la isla de Nueva Caledonia, derivaron en incendios y saqueos. Foto: EFE Varias noches de furia en Noumea, la capital de la isla de Nueva Caledonia, derivaron en incendios y saqueos. Foto: EFE

Un Hércules C-130 de la Real Fuerza Aérea Australiana aterrizó en la capital, Noumea. El avión tiene capacidad para 124 pasajeros, según el Departamento de Defensa.

«Seguimos trabajando en más vuelos», dijo Wong en una publicación en la plataforma de redes sociales X.

«Los neozelandeses en Nueva Caledonia han afrontado unos días difíciles y traerlos a casa ha sido una prioridad urgente para el gobierno», dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Nueva Zelanda, Winston Peters.

El New Zealand Herald informó que un avión de las fuerzas de defensa había aterrizado en Auckland, con alrededor de 50 ciudadanos evacuados de Nueva Caledonia.

Alrededor de 3.200 personas están esperando para salir o entrar en Nueva Caledonia después de que los vuelos comerciales fueran cancelados la semana pasada debido a los disturbios, dijo el gobierno local.

Rechazo a la independencia

Nueva Caledonia ha sido territorio francés desde mediados del siglo XIX. La isla celebró tres votaciones de independencia en tres años, de 2018 a 2021, y la más cercana fue en 2020: un resultado de 53% a 47% a favor de la permanencia.

El resultado de 2021 fue un 96,5% a favor de la permanencia, tras un boicot a la votación por parte de grupos independentistas, incluida la población indígena canaca.

Mientras el presidente viaja a Nueva Caledonia para “instalar allí una misión”, la alcaldesa de Nouméa, Sonia Lagarde, le pidió una vez más que no convocara el Congreso, deplorando nuevos daños materiales la noche del martes 21 al miércoles 22 de mayo.

En detalle, informó: «Anoche se quemaron dos escuelas y otra fue saqueada». “En los distritos del norte sólo queda una escuela de cinco”, lamentó. Y añade: «Se intenta levantar los bloqueos, pero los manifestantes los reconstruyen inmediatamente. Anoche se incendió una gran empresa, Ducos y en un concesionario Renault se quemaron 300 vehículos».

Según la funcionaria electa, “pronto no quedará nada”. Por eso, en cuanto el presidente Macron llegue a Numea, le pedirá que no convoque el Congreso. Una “pausa en este espacio institucional” es necesaria y sigue siendo “la solución más inteligente que debe ser escuchada”.

La reforma laboral que desató la furia

La reforma electoral cuestionada por los separatistas debe ser validada «antes de finales de junio» por el Congreso, que reúne a senadores y diputados, calendario fijado por el propio Jefe de Estado.

Pero desde hace varios días, partidarios como Lagarde y miembros de la mayoría presidencial piden posponer este plazo.

Si el gobierno finalmente decide censurar Tiktok, en Nueva Caledonia se considerará un recorte de 5G, 4G y 3G, indicó el ministro del Interior, Gérald Darmanin, durante una audiencia en la Asamblea Nacional.

Yves Dupas, fiscal de Numea, ofreció a la prensa el balance jurídico de los disturbios.“Esta tarde contamos 269 medidas de detención policial, 35 personas fueron remitidas, 17 fueron puestas bajo orden de arresto y 2 personas fueron sujetas a prisión por una sentencia ya pronunciada anteriormente”, detalló.

Tres agentes de policía del BAC resultaron gravemente heridos durante los disturbios y fueron evacuados al continente, «tras una operación de robo en una armería», anunció el Alto Comisionado, Louis Le Franc, en un informe de situación.

Si bien el aeropuerto internacional de La Tontouta en Nueva Caledonia permanece inaccesible desde el 13 de mayo, los turistas extranjeros y metropolitanos se han visto atrapados por su propia cuenta desde entonces, sin un horizonte claro para regresar a casa.

“Nadie nos mantiene informados. Personal y financieramente, es difícil”, lamenta al parisino Antoine, un nativo de Auvernia, atrapado en Numea. “Pagamos más de 100 euros por noche y 50 euros por comida al día”, asegura.

El Alto Comisionado anunció este martes que la llegada de «refuerzos de seguridad» permitirá establecer «medidas de apoyo a los turistas franceses residentes fuera de Nueva Caledonia , que deseen regresar a casa».

La Federación Protestante de Francia (FPF), que participó en la decisiva misión de diálogo en Nueva Caledonia en 1988, pidió el miércoles al Estado francés «reconectarse con un espíritu de escucha y una posición más neutral» en la crisis caledonia.

Esto «promovería la reanudación del diálogo respetuoso y la superación de las heridas de cada uno», añade la FPF , en un comunicado de prensa difundido mientras el presidente Emmanuel Macron se dirige a Nueva Caledonia.

La FPF recuerda el «papel determinante de las Iglesias, y en particular de la Federación Protestante de Francia», en la misión de diálogo lanzada en 1988 por el Primer Ministro Michel Rocard para encontrar una solución a la violencia que desembocó en el asalto a la cueva. de Ouvéa en mayo de 1988.

Colegios cerrados

Los colegios invitan a los alumnos a “dar noticias”.

En un largo mensaje enviado a través de Facebook el martes 21 de mayo, la universidad Tuband anunció su intención de “reconectarse con sus estudiantes” , a pesar de que la escuela ha cerrado sus puertas durante nueve días.

“Por eso los invitamos a conectarse a PRONOTE para que puedan darle sus novedades a sus docentes” escribieropn.

En las tiendas “no queda mucho en las estanterías”.

Jérémy Taute es el capitán del Papeete Rubgy Club de Tahití. Lleva 10 días atrapado con su equipo en Nueva Caledonia y tiene dificultades para reabastecerse.

“Esta mañana volvimos a ir de compras y notamos que las estanterías estaban cada vez más vacías. Llegamos sobre las 6:30 de la mañana a la única tienda del barrio que aún estaba abierta y había una cola de unas cien personas”, explicó a BFMTV, que tiene enviados especiales allí. .

El níquel, alma del archipiélago

La crisis social ha puesto de relieve las dificultades de un sector considerado estratégico.

“Un inversor racional no correrá riesgos hoy con Nueva Caledonia. Es un verdadero atolladero”. Si bien los levantamientos del «Caillou» traen malos recuerdos de la guerra casi civil que la sacudió entre 1984 y 1988, muchos expertos analizan con dureza la realidad económica de Nueva Caledonia.

Si bien el archipiélago posee entre el 20 y el 30% de las reservas mundiales de níquel, es sólo el tercer productor mundial, a años luz de Indonesia y lejos de Filipinas. Un lugar que intercambia periódicamente con Rusia y Canadá.

Al igual que Venezuela, Argelia, Libia y la República Democrática del Congo, todos ellos ricamente dotados de materias primas, el territorio lucha por crear las condiciones para la prosperidad.

Prueba de ello son las dificultades que encuentran las tres grandes plantas de transformación de la isla: Société Le Nickel (SLN), situada en Numea, cuyo accionista mayoritario es Eramet, Koniambo Nickel SAS (KNS), en la provincia Norte, y Prony Resources Nouvelle-Caledonia ( PRNC), ubicado hacia el extremo sur. Salir de la rutina no será fácil.

La doctrina local se opone a los deseos exportadores de los industriales. A esto se suma la competencia global que se ha vuelto feroz. Y si el Estado francés parece haber tomado conciencia de las cuestiones de soberanía que se esconden detrás de la cuestión del mineral de Caledonia, aún es necesario llegar a un compromiso entre los separatistas y los operadores privados. Las batallas por el níquel apenas han comenzado.

“Que se lo pregunten a cualquier canaco. El níquel es su sangre. La historia de la isla se basa en la explotación de este recurso”, confía una fuente local.

Para los separatistas, el mineral constituye incluso la única manera de emanciparse de Francia y alcanzar finalmente la prosperidad.



Source link

Escanea el código