28/05/2024

el bloque sale de varios meses de estancamiento y mejora todos los indicadores


La economía europea empieza a despertar después de meses de estancamiento. La Eurozona creció en el primer trimestre del año un 0,3%, según los datos preliminares publicados este martes por Eurostat (Oficina de Estadísticas de la Comisión Europea), después de caer un 0,1% los dos trimestres anteriores. Para el conjunto de la Unión Europea (la Eurozona son sólo 20 de los 27 Estados del bloque) el crecimiento fue igual, de un 0,3%, tras dos trimestres al 0,0%.

El país, de los 20 que comparten el euro, que más creció en este primer trimestre fue Irlanda con un 1,1% en tres meses, pero al ponderar por tamaño la economía que más impulsó al bloque fue la española, con un crecimiento trimestral del 0,7%, que supera las previsiones publicadas hasta ahora y que deja en mal lugar el 0,3% de Italia y el 0,2% de Alemania y Francia.

A pesar de ese crecimiento escuálido, el salto alemán es evidente después de que en el último trimestre del año pasado su economía se hubiera hundido un 0,5%. En términos interanuales la Eurozona crece un 0,4%, el conjunto de la Unión Europea un 0,5%, España un 2,4%, Francia un 1,1%, Italia un 0,6% y Alemania todavía cae, un 0,2%.

Mientras el motor económico va acelerando la inflación sigue contenida. En abril cerró al 2,4% anual, exactamente igual que en marzo. En abril de 2023 había sido del 7,0%. La inflación subyacente, excluyendo energía y alimentos no procesados, fue del 2,7%, cuando hace un año era del 7,4%.

Entre los grandes países de la Eurozona, Alemania y Francia tienen la inflación al 2,4%, como la media europea. Italia por debajo, al 1,0%. Y España por encima, al 3,4%. El recorte italiano es espectacular, pues un año antes era del 8,6%.

Más números positivos

Otros datos conocidos en los últimos días muestran evoluciones positivas en términos macroeconómicos. El rojo fiscal de la Eurozona sigue bajando y cerró 2023 al 3,6% del PBI. La deuda también bajó y cerró el año pasado al 90,8% del PBI. El déficit ha ido cayendo con fuerza desde su fuerte subida el año 2020 por los efectos económicos de la pandemia.

En 2020 fue del 7,0%, en 2021 del 5,2%, en 2022 del 3,7% y el año pasado del 3,6%. La deuda pública, por su parte, ha ido bajando desde el 97,2% al 88,6%. El año pasado, y por primera vez en muchos años, la deuda española fue menor a la francesa. Mientras Madrid cerraba el año con un 107,7% del PBI, Francia lo hacía con un 110,6%. Mientras los españoles consiguieron recortar 13 puntos de deuda en tres años, los franceses sólo recortaron cuatro puntos en el mismo período.

Una torre de enfriamiento de la central eléctrica a gas de Lichterfelde en Berlín, Alemania. Foto APUna torre de enfriamiento de la central eléctrica a gas de Lichterfelde en Berlín, Alemania. Foto AP

El desempleo también se reduce. Con los últimos datos disponibles, de febrero, la desocupación en la Eurozona es del 6,5%, por lo que afecta a 11,1 millones de personas. El país con el desempleo más alto es España con un 11,5%, pero su evolución es mejor que los demás grandes y ya crea el 40% del empleo que se está creando ahora mismo en la Eurozona.

En Alemania están en pleno empleo (3,2%), en Francia al 7,4% (tres décimas más que un año antes) y en Italia al 7,5% (tres décimas menos). La caída española en un año es de 1,4 puntos.

La mala noticia la da el desempleo juvenil. Si en febrero de 2023 era del 14,1%, ahora es del 14,6%. Se mantiene estable en Alemania al 5,8% y cae en España del 30,0% a 28,2%, pero sube en Francia del 16,8% al 17,2% y en Italia del 21,9% al 22,8%.



Source link

Escanea el código