28/05/2024

El imponente premio consuelo que recibió el Atlético de Madrid de Diego Simeone pese a la eliminación en la Champions



La Champions League es esa copa que se le niega a Diego Pablo Simeone, el entrenador argentino que cambió para siempre la historia de Atlético de Madrid. Sin embargo, el último de los saltos no llega para el Cholo y su deseo más ambicioso -la Orejona- deberá esperar al menos un año más. Esta vez, Borussia Dortmund fue el verdugo en los cuartos de final. Pero dentro de las malas hay una buena: por la eliminación de Barcelona, Atlético Madrid logró la clasificación al Mundial de Clubes 2025 de Estados Unidos, por lo que embolsará entre 40 y 50 millones de euros solo por participar.

El hito del Cholo, que tiene contrato hasta junio de 2027, es haber jugado con el Colchonero las últimas 11 ediciones de la Champions. Y en solo dos ocasiones quedó afuera en la fase de grupos: en las temporadas 2017/2018 y 2022/2023. Simeone, se recuerda, cayó en dos finales y ambas ante Real Madrid, en 2014 y 2016. Desde entonces una espina le molesta al entrenador de 53 años.

Pero no han sido notables las últimas temporadas y el Cholo hace 7 años que no se mete entre los cuatros mejores. Y por eso algunas voces críticas se alzan en Europa, especialmente en las redes sociales.

«Tragedia de Atleti en Dortmund», es uno de los títulos del sitio Marca, de Madrid. En otro, sentencia: «El Cholo no puede defender». «Pesadilla en Dortmund», señala el medio AS, también de la capital española.

“No hay mucho para decir cuando perdés. Ellos fueron superiores y hay que felicitarlos”, aseguró el Cholo. Y siguió: “Me quedo con todas las situaciones que generamos en los dos partidos. No tuvimos contundencia y por eso perdimos. Me acuerdo de la atajada a Lino para el 3-0 en la ida. Ellos reaccionaron bien al 2-2 nuestro y se llevaron con justicia la serie porque fueron más efectivos. Después de nuestro empate, ellos tuvieron dos ataques y fueron goles. Hemos llegado acá dando el máximo y no hay mucho más por decir”.

«Fuimos poco inteligentes. No pudimos mantener lo que habíamos conseguido», se sumó Rodrigo De Paul al análisis. Y cerró: «El problema fue no saber mantener los dos goles que habíamos marcados. En el vestuario hay mucho dolor por la ilusión que teníamos. Hay que acostumbrarse a convivir con estas situaciones».



Source link

Escanea el código