28/05/2024

Las trabas que el régimen de Nicolás Maduro pone a los venezolanos en el exterior para inscribirse para las elecciones presidenciales


Nunca antes como ahora los venezolanos de la diáspora han enfrentado tantas trabas y obstáculos para poder ejercer su derecho al voto. Y es que a la lentitud y el retraso burocrático de la apertura del registro se suman los requisitos de documentos legales y vigentes que prácticamente desestimulan la inscripción y actualización en el sistema electoral.

Ante el vencimiento del registro electoral (este martes), los electores que representan más de 4 millones de votos en el extranjero, se han visto obligados a protestar y enviar cartas para que les extiendan el plazo del registro en las legaciones diplomáticas y consulares de Venezuela.

En las elecciones presidenciales del 28 de julio será un lujo poder votar en Venezuela debido a que la mayoría de los electores empadronados han emigrado al exterior y los nuevos jóvenes que se han quedado en el país no han podido inscribirse en el Registro Electoral Permanente del Consejo Nacional Electoral (REP del CNE).

Venezuela tiene una población aproximada de 33 millones de habitantes según el último censo, de los cuales unos 8 millones han emigrado formando la diáspora más grande América Latina.

En el censo del CNE existen unos 20 millones de venezolanos inscritos en el REP con derecho al voto totalmente desactualizada, que se presta a cualquier manipulación porque es un sistema electoral electrónico digitalizado, controlado por el régimen chavista.

De acuerdo con la ONG Súmate, al menos diez millones de venezolanos dentro y fuera de Venezuela requieren inscribirse o actualizar sus datos en el REP para poder participar en los comicios del 28 de julio.

Entre ellos se encuentran cuatro millones de venezolanos entre 18 y 35 años de edad que no están inscritos para votar, tres millones de ellos en el territorio venezolano y más de 1.2 millones en el exterior. Además, hay más de cinco millones de ciudadanos que requieren actualizar sus datos de residencia y centros de votación, 1.5 millones de ellos en Venezuela y más de cuatro millones en el extranjero, detalla Súmate.

Ciudadanos venezolanos esperan información a las afueras del consulado de Venezuela, en Quito. Foto EFECiudadanos venezolanos esperan información a las afueras del consulado de Venezuela, en Quito. Foto EFE

Para pulsar la situación Clarín ha consultado la opinión de electores en Europa y América Latina. Los electores en el exterior han decidido protestar contra el muro electoral que les ha impuesto el régimen para impedir su derecho al voto, lo que coincide con los obstáculos que los venezolanos tienen dentro de su territorio (apenas unos 315 centros han habilitado cuando lo ofrecido fueron 1.500 puntos de registro) y piden una prórroga de unos 5 o 10 días.

En lo interno de los 14.000 centros de votación, el Ministerio de Educación decidió cambiar el nombre de 6.400 colegios y escuelas esta semana con el fin de “confundir a los votantes para que no vayan a sufragar en sus centros habituales”, dicen los críticos.

Pero en el extranjero es peor. David Smolansky denuncia en su cuenta X: “El régimen decidió bloquear la inscripción de al menos 4.5 millones de venezolanos en el exterior. Una política de discriminación sistemática y generalizada”.

La diáspora

El registro electoral y cambio de residencia vence dentro de dos días, según el cronograma electoral oficial. En el exterior todo va con prisa y muchas complicaciones. La diáspora venezolana tiene un plazo de dos días para hacer sus trámites, pero el retraso en abrirse el registro es superior al de los 10 días en cada delegación diplomática de Venezuela en Europa o América Latina por lo que cada sitio funciona de manera particular bajo los designios del titular diplomático.

Uruguay

La abogada y activista de los derechos humanos, Elisa Trotta, denuncia que la Embajada venezolana en Montevideo tiene un horario de 9:00 a 13:00 horas para atender la inscripción de los electores, “así es imposible, además pide el documento de residencia con un año de vigencia y el pasaporte con 3 años antes de que se venza, violando la ley electoral”.

“Los funcionarios del CNE hacen lo imposible para desestimular a los electores a registrarse”, sentencia Trotta.

Argentina

En Buenos Aires la situación es parecida. “Estas demoras injustificadas han impedido que cientos de venezolanos puedan ejercer su derecho a inscribirse. Los funcionarios han estado aplicando una ‘operación morrocoy (tortuga)’ para ralentizar el proceso, atendiendo apenas un promedio de cuatro personas por hora, y a las 4:00 pm cierran las puertas de la embajada, aunque aún siguen ciudadanos en fila esperando para ser atendidos”, denunció Charbel Najm, vicepresidente de la ONG Alianza por Venezuela.

Decenas de venezolanos intentaron inscribirse en el Registro Electoral de la embajada de Venezuela en Argentina. Foto EFEDecenas de venezolanos intentaron inscribirse en el Registro Electoral de la embajada de Venezuela en Argentina. Foto EFE

La activista Mariangel Navas exigió que todas las personas en fila puedan ser atendidas y pidió que se “compensen” estos retrasos con una prórroga del proceso, o de lo contrario cientos de venezolanos quedarán sin inscribirse para poder votar.

Destacó que de los más de 220 mil venezolanos que viven en Argentina, estiman que apenas unos 200 han podido anotarse en el Registro Electoral en los nueve días que la embajada ha estado realizando este trámite.

“El régimen de Nicolás Maduro está imponiendo todo tipo de obstáculos para impedir que los venezolanos en el exterior participemos en las elecciones presidenciales, así como en Venezuela también se bloquea la candidatura presidencial unitaria de la oposición. La comunidad internacional debe acompañar a los venezolanos en nuestra exigencia para poder tener unas elecciones libres”, reclamó Najm.

Noruega

Sonia Zapata es una abogada internacionalista venezolana residenciada en Oslo, Noruega, que denuncia las ilegalidades y atropellos que han sufrido los electores venezolanos. Como activista de los derechos humanos cubre Noruega, Islandia, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Lituania, Estonia y Latvia.

“A una chica que vino en autobús desde Dinamarca a registrarse la hicieron esperar horas, luego le dijeron que regresara más tarde. Al final y después dentro de una semana. Le explicaron en la delegación venezolana que como Dinamarca y Suecia no habían reconocido al gobierno venezolano de Maduro, ellos no podían registrar a los que residían en esos países”, contó la abogada Zapata.

Noruega es el mediador y facilitador de los diálogos entre la oposición venezolana y el régimen chavista hace unos 11 años desde que asumió Nicolás Maduro en 2013. Lo último son los incumplimientos de los acuerdos de Barbados por parte del gobierno de Maduro, firmados en octubre del 2023.

Zapata señaló el comunicado que dirigió la comunidad venezolana a los países europeos para que ayudaran a cumplir los preceptos democráticos en el proceso electoral. El incumplimiento de los acuerdos de Barbados tiene sus consecuencias como el regreso de las sanciones económicas y personales contra el gobierno de Maduro.

España

Enrique Alvarado y su esposa Carolina González son residentes en Valencia y les toca viajar a Barcelona para poder inscribirse y actualizar sus datos en el REP electoral del Consulado de Venezuela en Barcelona.

Lo primero que señala Alvarado es el costo exagerado que deben pagar los venezolanos de la diáspora para poder inscribirse: “Un viaje de tres horas en tren, cuyo boleto costó 100 euros por persona, ida y vuelta, para poder inscribirse en el registro consular. UN viaje de tres hora en el tren, cuyo boleto costó 100 euros por persona, ida y vuelta, y una noche de hotel 120 euros”.

En la comunidad valenciana viven unos 60.000 venezolanos, “no es fácil hacer este tipo de gasto para un venezolano solo para inscribirse y votar. La espera fue de 5 horas, que valieron la pena”.

Juan Carlos Zapata, director de un medio digital español informa a ABC que el proceso de inscripción fue lento y extraño. Tardó unas seis horas para registrar su cambio de domicilio lo que normalmente tardaba 2 minutos. En Madrid registraban unas 50 y 60 personas diarias, “esto nos lleva a unas 1.000 personas en todo el proceso cuando somos más de 200.000 venezolanos en España” .

“Yo esperé más de 6 horas para registrarme y cambiar mi residencia, pero lo veo positivo en el sentido de que en la cola me encontré con el país y su gente, la nostalgia me invadió y me conmovió. Al cambiar mi dirección sentí que rompía con los últimos lazos con Venezuela.”, dijo Zapata.

Los requisitos que piden las delegaciones oficiales el exterior para registrarse son la cédula venezolana de identidad, el pasaporte vigente o en trámite, y el empoderamiento local o residencia o constancia. Muy pocos venezolanos en el exterior cumple con estos requisitos.

En todos los centros de registro electoral en el exterior, los venezolanos de la diáspora leían sus proclamas y protestas para sensibilizar a las autoridades para que facilitaran la inscripción y el cambio de residencia con una prórroga a los migrantes venezolanos.

Hungría

Linneo Finnol es un ingeniero civil que ha tenido que trabajar desde limpiando pocetas hasta vendiendo empanadas para poder mantenerse en Budapest. Se queja de que la Embajada de Venezuela haya retrasado la apertura del registro electoral y encima exija documentos de residencia con muchos años de antigüedad.



Source link

Escanea el código