28/05/2024

Michael Cohen, el ex abogado de Donald Trump, confirmó que ocultaron «affaires» para influir en elecciones de 2016


El exabogado de Donald Trump, Michael Cohen, aseguró este martes en el juicio penal que el ex presidente (2017-2021) tiene abierto en Nueva York que la compra del silencio de la actriz porno Stormy Daniels y el de la modelo Karen McDougal se hizo para evitar «obstáculos» en el ascenso de su entonces jefe a la Casa Blanca.

Preguntado por qué se llegó a un acuerdo con Daniels en 2016 para que su supuesta aventura extramarital no viera la luz, el otrora mano derecha de Trump explicó que fue «para asegurar que la historia no afectara a las posibilidades del señor Trump de convertirse en presidente de Estados Unidos».

Una narración que refuerza la hipótesis de la Fiscalía, que ha esbozado que el exmandatario falseó registros contables dirigidos a esconder estos supuestos deslices para proteger su campaña electoral de 2016 y que, en último término, habría servido para corromper los comicios de ese año, que acabó ganando.

Consciente de ello, la fiscal Susan Hoffinger incidió repreguntando a Cohen si habrían gastado los 130.000 dólares abonados a la actriz de cine para adultos si no hubiera elecciones en el horizonte cercano, allá por 2016.

«No, señora», respondió.

Asimismo, la fiscal cuestionó a Cohen sobre el motivo por el que intermedió con el conglomerado mediático American Media para que su tabloide The National Enquirer comprara los derechos de publicación de la presunta aventura de McDogual, cara visible de Playboy, y aplicara la técnica de ‘catch and kill’, por la que quedaría guardada por siempre en un cajón y sin publicarse.

Fue «para proteger la posibilidad de que el señor Trump tuviera éxito en las elecciones… que esto no fuera un obstáculo«, expresó el ex abogado en ese momento.

Cohen fue condenado a tres años de cárcel en 2018 por financiación ilícita de la campaña de 2016 tras considerarse que, con la compra del silencio de estas dos mujeres, se incurrió en delito de soborno.

Donald Trump y Stormy Daniels. Foto AFPDonald Trump y Stormy Daniels. Foto AFP

El personaje

De 57 años, Cohen pagó de su bolsillo 130.000 dólares a Daniels en la recta final de las elecciones de 2016 para comprar su silencio por una supuesta relación sexual con Trump ocurrida diez años antes, con el fin de apagar un posible escándalo que podría haber resultado fatal para sus aspiraciones de llegar a la Casa Blanca.

Trump le devolvió 420.000 dólares, que incluían los impuestos y los servicios prestados entre otros conceptos, en 11 cheques, la mayoría firmados de su puño y letra, tras la presentación de facturas por Cohen.

El último pago lo realizó el 1 de diciembre de 2017, cuando era presidente, según documentos mostrados en la corte.

«Yo hacía todo lo que podía y aún más para proteger a mi jefe y lo hacía desde hacía mucho tiempo», justificó la víspera en las más de cinco horas que duró el interrogatorio de la fiscalía.

Cohen, al que llamaban «pitbull» por su celo para proteger a su jefe, ya se declaró culpable y fue condenado a tres años de cárcel -solo cumplió 13 meses y un año y medio en arresto domiciliario-, por mentir al Congreso y por delitos financieros y electorales, además de perder su licencia de abogado.

El caso de Stormy Daniels fue uno de varios escándalos que el magnate inmobiliario trató de sofocar en vísperas de las elecciones que ganó frente a la exprimera dama y exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

El actual candidato republicano a volver a la Casa Blanca en las elecciones de noviembre habría expresado entonces su temor por el efecto «catastrófico» que provocarían esas revelaciones y el «odio» de parte del electorado femenino.

Una corte de apelaciones denegó el recurso de Trump de anular la orden de silencio que le ha impuesto el juez que preside el juicio, Juan Merchan, y que le prohíbe hablar en público de los testigos, jurado y personal de la corte.



Source link

Escanea el código