salto masivo en paracaídas sobre Normandía para dar comienzo a las conmemoración del 80 aniversario del Día D


Paracaidistas que saltaban desde aviones de la Segunda Guerra Mundial se lanzaron este domingo a los ahora pacíficos cielos de Normandía, donde una vez hubo guerra, anunciando una semana de ceremonias para la generación de tropas aliadas que está desapareciendo rápidamente y que lucharon desde las playas del Día D hace 80 años hasta la caída de Adolf Hitler, ayudando a liberar a Europa de su tiranía.

A lo largo de la costa de Normandía —donde entonces jóvenes soldados de todo Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y otras naciones aliadas desembarcaron entre lluvias de fuego en cinco playas el 6 de junio de 1944— funcionarios franceses, los agradecidos sobrevivientes de Normandía y otros admiradores dicen “merci”, pero también adiós.

El número cada vez menor de veteranos de 90 y tantos años o más que regresan para recordar a los amigos caídos y sus hazañas que cambiaron la historia son los últimos.

Lanzamiento en paracaídas en Carentan-Les-Marais, Normandía, Francia. Foto APLanzamiento en paracaídas en Carentan-Les-Marais, Normandía, Francia. Foto AP

Parte del propósito de los espectáculos de fuegos artificiales, saltos en paracaídas, conmemoraciones y ceremonias solemnes a las que asistirán mandatarios de todo el mundo esta semana es pasar el testigo del recuerdo a las generaciones actuales que ahora ven nuevamente una guerra en Europa, en Ucrania. El presidente estadounidense Joe Biden, su homólogo ucraniano Volodimir Zelenski y la realeza británica se encuentran entre las personalidades VIP que Francia espera para los eventos del Día D.

El número cada vez menor de veteranos de 90 y tantos años o más que regresan para recordar a los amigos caídos y sus hazañas que cambiaron la historia son los últimos. Foto AFPEl número cada vez menor de veteranos de 90 y tantos años o más que regresan para recordar a los amigos caídos y sus hazañas que cambiaron la historia son los últimos. Foto AFP

El domingo, tres aviones de transporte C-47, caballo de batalla de la guerra, lanzaron tres largas hileras de saltadores, con sus paracaídas redondos abriéndose como hongos en el cielo azul con nubes blancas e hinchadas, ante los gritos de la enorme multitud que escuchó melodías de Glenn Miller y Edith Piaf cuando esperaba.

Los aviones dieron vueltas y dejaron caer otros tres grupos de saltadores. Algunos de los aplausos más fuertes de la multitud surgieron cuando un ciervo asustado saltó de la maleza mientras los saltadores aterrizaban y corrió a través de la zona de aterrizaje.



Source link

Escanea el código