Lorena Basso, en la cumbre semillera global


Lorena Basso se convirtió en la primera mujer y la primera persona de nuestro país que asumirá en un cargo de conducción en el principal organismo internacional de la agroindustria de semillas.

En el marco del Congreso Mundial de Semillas (World Seed Congress), que se desarrolló esta semana en Rotterdam, Países Bajos, Basso fue elegida vicepresidenta de la International Seed Federation (ISF, por sus siglas en inglés) que organiza el evento y celebra sus 100 años.

La ISF es una organización no gubernamental sin fines de lucro que representa los intereses de sus miembros desde 1924 y es ampliamente considerada como la voz de la industria mundial de semillas.

El miércoles se realizó la Asamblea General de la ISF, donde se aprobó todo lo realizado durante 2023 y se eligieron al nuevo presidente, Arthur Attavar, de India; y en segundo término a Basso, que según la tradición institucional presidiría esa organización en 2026.

“Por suerte los tiempos cambiaron, antes éramos pocas mujeres en las mesas directivas y el desafío era ser escuchadas. Hoy hay más mujeres en el sector con roles importantes, aún somos pocas pero confío que en un futuro próximo vamos a ser más dejaremos de tener el tema ´mujeres´ en las agendas”, aseguró Basso.

Y agregó: “Mi foco ahora está en conectar lo nacional con lo internacional, en integrar Argentina con la región, en cómo ayudar a nuestro país desde ese otro lugar”.

Entre 2019 y 2023, Basso fue presidenta de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), que está celebrando sus 75 años. Lidera Basso Semillas, una empresa fundada en 1931 que se dedica a la investigación, producción y venta de maíz pisingallo, maíz dulce y semillas de zapallos.

Seguridad alimentaria y cambio climático

El Congreso de la Federación Internacional de Semillas (ISF) reunió a líderes, científicos y expertos de la industria de semillas de todo el mundo para celebrar un siglo de innovación y progreso bajo el lema: «Sembrando presente, cosechando futuro». Alfredo Paseyro, en representación de ASA hizo entrega de una placa conmemorativa a la ISF, un símbolo tangible de reconocimiento y apoyo a un siglo de esfuerzos por parte de la Federación.

La comitiva argentina que participó del Congreso mundial de la Federación Internacional de Semillas (ISF, por sus siglas en   inglés), que cumple 100 años.La comitiva argentina que participó del Congreso mundial de la Federación Internacional de Semillas (ISF, por sus siglas en inglés), que cumple 100 años.

Los delegados, provenientes de los cinco continentes, participaron en talleres, conferencias y paneles de discusión que abordaron temas cruciales para el futuro de la agricultura mundial.

«Este centenario no solo celebra el pasado, sino que también nos impulsa hacia el futuro,» declaró Paseyro, Director Ejecutivo de ASA durante la entrega de la placa. «Estamos aquí para promover las tecnologías emergentes y asegurar que el desarrollo de semillas sea sostenible y beneficioso para todos«

El respeto a la propiedad intelectual fue uno de los temas centrales del Congreso. Los asistentes coincidieron en la necesidad de proteger las innovaciones para incentivar la creatividad y el desarrollo de nuevas variedades de semillas. Las discusiones se centraron en cómo equilibrar la protección de los derechos de los inventores con la necesidad de acceso global a tecnologías avanzadas, especialmente en países en desarrollo.

La adopción de nuevas tecnologías también fue un punto clave del congreso. Se presentaron avances en biotecnología, edición genética y otras innovaciones que prometen revolucionar la producción agrícola. Los delegados compartieron estudios de caso y experiencias prácticas, ilustrando cómo estas tecnologías están siendo implementadas para enfrentar desafíos como el cambio climático y la seguridad alimentaria.

La sostenibilidad, como hilo conductor del evento, reflejó la creciente preocupación por el impacto ambiental de la agricultura. ASA destacó iniciativas que están liderando en América para promover prácticas agrícolas sostenibles, desde el uso eficiente del agua hasta la reducción de fitosanitarios mediante técnicas de cultivo avanzadas.

El Congreso de la ISF en Rotterdam no solo fue una celebración de un siglo de historia, sino también un faro de esperanza y dirección para el futuro de la agricultura global. La presencia de ASA y su contribución subrayaron la importancia de la colaboración internacional en la búsqueda de soluciones innovadoras y sostenibles para alimentar al mundo.

La jornada culminó con una cena de gala, donde los participantes intercambiaron anécdotas y visiones sobre el futuro. En medio de la camaradería y el espíritu festivo, quedó claro que la comunidad internacional de semillas está unida por un objetivo común: crear un futuro agrícola más brillante, innovador y sostenible para las generaciones venideras.



Source link

Escanea el código